Automotriz Rosselot | “Sí, a la primera fecha llegaré”

“Sí, a la primera fecha llegaré”

Mejor de lo esperado va en su recuperación Gerardo Rosselot Valenzuela. Tras sufrir una grave luxación en su codo izquierdo, hoy está optimista y ya tiene autorización médica para volver al rally independiente de la fecha del comienzo del campeonato. _____________________________ “He sufrido mucho dolor, la he pasado mal, pero ahora estoy mejor y más aún con la autorización médica para poder estar en el comienzo del rally, más allá de cuando vuelva el campeonato”. Las palabras de Gerardo Rosselot Valenzuela, más conocido como ‘Gerita’, resumen el sentir del menor de los pilotos del Team Rosselot quien el 26 de febrero sufrió una grave luxación de su codo izquierdo lo que entre otras cosas, motivó su ausencia de la Copa Mobil1 de fines de marzo. “Se me luxó el codo de una manera muy particular: hacia adentro, en dirección a las costillas, en el sentido contrario en que uno flecta el codo, por lo mismo, me cortó tendones y ligamentos, afectándome entre otras cosas la parte funcional que permite cerrar la mano. Me caí en moto y estuve por 7 horas con el codo luxado. Fueron las horas más largas de mi vida desde que me caí hasta que entré a pabellón, donde me encajaron el codo, gracias a Dios, sin operación de por medio”, recordó Gerardo, quien añadió: “Después de dos semanas y gracias a que bajó un poco la hinchazón me pudieron hacer una resonancia, momento en el que los doctores decidieron operarme, cirugía que fue el 15 de marzo. Fue heavy, hubo 4 especialistas reacomodando todo en mi brazo”. Gracias a su condición de deportista sólo estuvo 7 días de yeso, pues una persona normal habría estado al menos 3 a 4 semanas enyesado. “Para suplir el yeso me dejaron una férula y ahí empezó el tratamiento que mezcló cámara hiperbárica con trabajo kinésico. A eso le sumé varias horas a la semana de bicicleta estática porque no podría trotar por el riesgo de una caída”, expresó el volante de la R3. -¿Han sido muy complicadas estas semanas? – He sufrido mucho dolor, pero lo soporto solo. No puedo transmitirle esto a mi familia porque me pasó haciendo lo que me gusta. Ellos me apoyan y lo valoro, pero no puedo aprovecharme. Sería injusto para ellos y por lo mismo, no me quejo pese a todo lo que he sufrido. Todo este proceso de recuperación física también me ha servido como trabajo mental, porque ya llevaba un año sin poder correr y me perdí la carrera en laguna Caren (26 de marzo). Soy súper ansioso y en este periodo siento que mejoré en ese aspecto. Existen ciertos puntos aún por recuperar la articulación, pero la ansiedad ya la mantengo controlada y sí siento la confianza a pleno para poder mover el codo. -Y ahora, ¿cómo te sientes en lo anímico? -Mucho mejor. Cuando tienes un objetivo, en el camino siempre habrá piedras, pero nunca me imaginé sufrir un incidente tan grande y siendo honesto, me cagó la cabeza porque me dejó sin poder entrenar y progresar en lo deportivo. Ahora siento que salí de ese hoyo negro y estoy muy ‘prendido’, motivación que había perdido. Siento que estoy llegando a la meta de este problema, costó, pero se pudo. Otro factor que Rosselot suma a su actual buen momento es el apoyo que ha recibido de su nueva casa de estudios. En marzo ingresó a Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Andrés Bello “carrera que me encantó. Los ramos me han gustado y lo que más valoro es que en la Universidad me permiten combinar estudios con deporte. De hecho, ahora he tenido todas las facilidades del caso para poder cumplir mi recuperación”.  

FACTOR MATIAS

Durante la entrevista, Rosselot Valenzuela se muestra de buen ánimo, más aún cuando habla de lo rápido que ha sido su proceso de recuperación. “Con Matías White (kinesiólogo) hemos hecho un muy buen trabajo. De hecho, en el último control el doctor reconoció que hemos avanzado mucho. Empezamos trabajando sólo el brazo, tanto elongar como doblar y después agregamos ejercicios con elásticos y trabajo para todo el cuerpo para que no se atrofie”, relató Gerardo, quien añadió: “A comienzos de abril me dieron permiso para hacer algunos movimientos nuevos con el brazo y por ende, pude empezar a subirme al simulador pero con mucho cuidado. Tengo puesta una codera ortopédica que bloquea los rangos de movimiento y que cada una semana me la controlan. Ahora estoy con rango completo, o sea, puedo extender a pleno el brazo”. -De haber tenido fecha este el fin de semana, tal como lo planteaba el calendario original del RallyMobil, ¿Habrías podido correr? -Sí. Tanto el doctor como el kinesiólogo me habían dado autorización. Obvio, con resguardos, bien amarrado y no a fondo, pero habría podido estar. Ambos profesionales me dijeron que voy bien, pero falta tiempo para sanar bien la herida. En cuanto al trabajo kinésico encuentro que vamos súper bien, hemos analizado y vamos al menos un mes adelantados. Matías me lo ha dicho, como también me ha mencionado que hay que saber esperar el tiempo necesario para sanar la herida interna. -O sea, estarás en el retorno del RallyMobil… -Sí. Independiente de cuándo sea, llego a la Primera Fecha por cómo va el avance de la recuperación. Hemos ido subiendo el nivel de dificultad e intensidad de la recuperación y eso me hace estar optimista.