Luis Ignacio Rosselot revive la victoria conquistada en RallyMobil Concepción 2013

 

2

Del 5to al Primer Lugar

Al comienzo, ya en el Shakedown me percaté de que al auto le faltaba rendimiento. En vez de cargar el turbo a las 2.800 vueltas como siempre, lo estaba haciendo a las 3.200, eso significa descartar automáticamente un cambio en todas las curvas e ir perdiendo tiempo. Frente a ello, y no poder mejorar la situación del auto, pedí que lloviera para que hubiese barro y así no necesitar tanta potencia, sino que al contrario, ir regulando más para que el auto no patine, independientemente de que ese trabajo lo haga la electrónica de los diferenciales… y llovió! El sábado fue un día de lluvia y mucho barro.

 

Llegamos 4tos a la Súper Especial de ese día (que entregaba 3 puntos). Etapa que consistía en 1.500 mts de asfalto y el resto de ripio (2.100 mts aprox.), entonces hicimos los cambios pensando en el asfalto y planificamos con Marcelo (Brizio, navegante) cambiarle la electrónica a los diferenciales cuando llegáramos a la tierra. Por otro lado, la Organización del Campeonato eliminó la chicana. Fuimos a ver los videos 20 minutos antes de largar para poder cambiar la hoja de ruta y, finalmente, largamos entre 20 a 25 minutos antes que nuestros competidores directos (García Huidobro, Ramón Torres, Eduardo Valdés y Emilio Rosselot), lo que me permitió correr con mucho más luz que ellos, sacar esa ventaja, y quedarme con esos 3 puntos.

 

Así, al final del día me quedé con el 3er lugar arrebatándoselo a Emilio, podría haber sido a otro pero fue a Emilio.

 

El domingo nos ocupamos en solucionar el problema del auto aunque sin buenos resultados. Primero, cambiamos la válvula de alivio y no mejoró, luego, en todas las asistencias íbamos cambiando algunas piezas a ver si mejoraba pero no lo hizo.

 

Así y todo salimos con todas las ganas tratando de marcar la diferencia desde el primer prime. Pronto nos fuimos encontrando con las novedades en la ruta: Torres, fundió motor porque le dio con una cuerda al radiador de aceite y lo rompió; Emilio, le pegó a algo afuera del camino, rompió el flexible de frenos, por ende se quedó sin líquido y sin frenos; García Huidobro, perdió el control de su auto y se volcó (gracias a Dios sin consecuencias). Entonces, en ese minuto me encontré solo y con 5 primes por delante.

 

Esta situación -saber que hay que terminar nada más para ganar la carrera- al contrario a lo que se pueda creer, es muy complicada porque se debe andar mucho más lento de lo habitual, mantener la concentración para no cometer errores conductivos… empiezan los olores, los ruidos, las cuestiones que inventa la mente en estos casos. Pero finalmente ganamos y nos colocamos en el primer lugar de la tabla, así es que muy contento por eso.

 

Me interesa ganar campeonatos

Hoy estamos súper bien como equipo y estos resultados, el mío y el de Emilio, nos hace muy bien: a los mecánicos, a los pilotos, a los navegantes.

 

Ahora debo enfocarme 100% en mejorar el problema que tiene mi auto. Porque sé que el auto tiene una falla. Si fuese solo yo, no me lo cuestiono y lo acepto, pero debemos descubrir qué le pasa al auto.

 

Además, seguir con el trabajo psicológico que estoy haciendo con Benito (Urra, psicólogo deportivo) con quien trabajo desde el 2004. En la fecha de Osorno, me di cuenta que le iba preguntando mucho al navegante, o sea, no memorizaba bien la información que él me iba entregando, entonces venía muy desconcentrado.

 

En definitiva, tenemos mucho que mejorar y nos queda un mes de trabajo. No puedo darme el lujo de perder un solo punto, ya que mi meta es ganar campeonatos. No me interesa ganar carreras o primes, sino que me interesa ganar puntos en miras al campeonato.

 

Los 5 competidores de la N4 estamos a menos de 10 puntos, por lo tanto el que va ganando cada una de las fechas va quedando puntero. Así que tengo que preocuparme de quienes van quedando directamente atrás mío. El único que podría llegar adelante mío es Emilio… pero el resto imposible si quiero salir campeón una vez más a fin de año.

 

Cuando estoy en el quinto lugar o en el primero son las mismas ganas de trabajar. Mi foco está a final de año, eso es lo que me interesa: el Campeonato. O sea, ir quinto hoy día a 3 puntos del primero, me da lo mismo.

 

Lo que pasa es que a medida que van pasando los años -te vas poniendo más viejo y has ganado muchas carreras, muchos primes– el planteamiento cambia, hoy mi visión es: cómo lo hago para correr el menor riesgo posible -recordando que es un deporte de riesgo-, acelerar lo justo y lo necesario, no golpear a nadie, cuidar el auto y ganar los suficientes puntos para obtener un campeonato. El resto, que me ganaron o gané por un minuto, me da lo mismo. Son los campeonatos los que se recuerdan, el resto son anécdotas.

 

Acercándonos a Casa

A medida que va avanzando la competencia y nos acercamos a la zona central, va desapareciendo el ripio de las rutas en que corremos. Por eso, lo destacable que tiene Rancagua para nosotros, la próxima fecha RallyMobil, es que los pisos y las condiciones son muy similares a las que estamos acostumbrados a usar entrenando en Casablanca.

 

Un factor importante es que cuando llueve es totalmente diferente al sur, el suelo no absorbe como allá. Se convierten en caminos muy complicados en los cuales, prácticamente, no puedes manejar. En Rancagua se sabe que el tiempo que nos toque es a la suerte de la olla, siempre hay mucho frío pero afecta a todos por igual. Ojalá nos toque buen tiempo, pensando en que se hace mucho más entretenido el Rally sin lluvia.

 _MG_5392

Deja un comentario